Historia de Christofer

Christofer tiene 10 años y ha vivido la mayor parte de su vida visitando doctores y hospitales y recibiendo tratamientos para el sarcoma de Ewing que le diagnosticaron en el 2015, privándolo de una infancia alegre y sin preocupaciones como debería ser la de un niño de su edad.

A Christofer le encanta todo lo relacionado al fútbol, es especial jugarlo con sus hermanos. El jugador peruano que más admira es Paolo Guerrero y su equipo favorito es la U.

En su tiempo libre disfruta mucho de ver películas, le encantan las de guerra. También le gusta pintar, jugar Zooba, ver Esto Es Guerra entretenerse jugando a las escondidas.  

Le preguntamos a Christofer cual es su deseo más grande y nos contó que le encantaría tener su propia laptop, donde pueda jugar Zooba, su jugo favorito, sin tener que pedirle el celular a su mamá y también para ver jugar a Paolo Guerrero y todos los partidos de la selección. 

Testimonio de la mamá de Christofer

Sabía que algo estaba mal con Christofer cuando le apareció un bulto en el lado izquierdo del pecho. Lo llevamos varias veces a diferentes clínicas, pero me decían que seguramente era algo hormonal y desaparecería solo. Yo no me quedé tranquila y finalmente en el hospital le hicieron una biopsia con la que nos confirmaron el terrible diagnóstico. 

Yo nunca había escuchado de esta enfermedad, pero por lo que me contaron sabía que nos enfrentaríamos a un gran reto.

Al poco tiempo operaron a mi hijo y le removieron el tumor. Le hicieron muchísimas sesiones de quimioterapia y radioterapia y parecía que todo iba por buen camino, pero lamentablemente el año pasado el tumor reapareció en el mismo lugar.

Hace poco volvieron a operar a Chris y además del tumor le tuvieron que sacar una costilla. Él está ahora recuperándose y nosotros esperando el resultado de nuevos análisis para saber que procede. 

Entre tantos tratamientos e incertidumbre Chris ha estado un poco triste y desanimado pero el fútbol y los juegos lo distraen mucho y le hacen olvidar un poco todos los problemas, por eso estamos muy felices de pronto poder ver su deseo cumplido y darle la alegría que había perdido de nuevo.  ¡Gracias Make-A-Wish por esta oportunidad!